mareadigit@l

jueves, marzo 08, 2007

Temporada por la borda

Gago se lamenta de una acosión fallidaSí. Esa es la situación en la que se encuentra el Real Madrid a día de hoy. Anoche, el Bayern de Múnich tardó en remontar la eliminatoria lo que tardó Roberto Carlos en regalar un balón de oro para los muniqueses, es decir, 16 segundos. Ahí se acabó la andadura europea del conjunto blanco: los octavos de la Champions para la entidad merengue duraron 90 minutos -del partido de ida-y 16 segundos. Aunque realmente, en la ida, el Madrid firmó su sentencia de muerte cuando dejó que los bávaros se le subiesen a la chepa y marcaran el 3-2 en el Bernabéu.

El de ayer fue un partido vibrante, pero con dos equipos muy imprecisos. Al Bayern le bastaba con aguantar durante todo el partido las embestidas de los de Capello -qué poco le queda al técnico italiano en el banquillo de Chamartín-, sobre todo cuando antes de que nadie se diera cuenta ya iban ganando por 1-0 -dando las gracias a Roberto Carlos por el regalito- y estaban virtualmente clasificados.

La primera parte fue un quiero y no puedo para el Madrid, algo a lo que, por otra parte, ya estamos acostumbrados. ¿Cómo un club tan grande puede aspirar a tan poco? No es por meterme con el equipo -yo soy madridista-, pero una cosa está clara: el Real Madrid no está para pelear por ningún título; cualquier equipo es capaz de barrelos del terreno de juego. Pese a que ayer, a ratitos, pareció que dominaban algo el juego, e incluso tocaron rápido y al primer toque.

Ya el el segundo período, y con el marcador cuesta arriba, las cosas fueron a peor. La endeblez defensiva a balón parado de los blancos -algo que se creía iba a mejorar Capello... y no es así- permitió a Lucio poner al Bayern 2-0. Consecuencia: el Madrid ya no tenía que marcar uno, sino dos goles para clasificarse... y los de Hitzfield con vía libre para jugar a la contra y aumentar más su ventaja. Pero, como siempre, ahí está Casillas -¡qué haría el Madrid sin Iker!- solventando la papeleta.

Makaay celebra el gol más rápido de la historia de la Champions
A diez minutos del final, y con todos los hombres de ataque de que disponía Capello sobre el tapete verde del Allianz Arena, Robinho cae... penalty. Lanza Van Nistelrooy y el Madrid ve más cerca la remontada... a la heroica. Por un momento pareció que así iba a ser, cuando Sergio Ramos engatilló una volea rasa desde la frontal y batió a Kahn. Pero el árbitro, con ojos de lince, percibió que el central madridista controló con la mano... y polémica al canto.

En definitiva, y como viene a ser la tónica habitual: si no es por Casillas, el Madrid pierde ayer por tres goles, aunque Kahn también hizo un par de paradas de mérito. Los blancos quisieron reaccionar cuando ya no quedaba tiempo, algo que se hubieran evitado si no se hubieran relajado en la ida del Bernabéu. Y cómo no: el Madrid a la calle. Y me da a mí que nos pasaremos este año también si títulos porque... que levante la mano quien crea en este equipo, visto lo visto.

P.D.: Ojalá me hagan tragarme mis palabras los Raúl, Van Nistelrooy, Robinho y compañía...¡cómo lo deseo!.

Etiquetas:

2 Comments:

  • Yo soy de los que no levantaría la mano para nada.
    Y no creo que Raúl (ayer no lo hizo mal), Van The Man, Robinho & compañía estén como para hacer tragar nada a nadie.
    Haces un buen resumen, bastante comedido (o yo es que estoy muy gastado ya con este sucedáneo de equipo) y sólo queda esperar a lo que nos depare el Barça que tendrá ganas de repartir caña tras la eliminación.

    Casi prefería hablar de Bush >_< jaja.
    Saludos fenómeno :)

    Por Blogger Dri, a las 18:11  

  • Pues sí, todo apunta a que va a ser así. Otro año acostumbrándonos a ser mediocres...

    A ver si al menos Kaká-lderón tiene vergüenza torera y convoca elecciones.

    Por Blogger C.C.Buxter, a las 18:32  

Publicar un comentario

<< Home