mareadigit@l

jueves, febrero 21, 2008

¿Qué pasa con los chavales/as?

El bulling, muy corriente en estos tiemposCada mañana cuando me levanto y voy a desayunar -parece el texto de un anuncio, pero no lo es, jeje- pongo la televisión e, invariablemente, me encuentro con la noticia. Un grupo de chavales, menores de edad, han apalizado a un compañer@ de clase, dejándol@ mal herid@. Las motivaciones que les llevan a ello son todavía indescifrables: ¿diversión -no sé dónde la verán-, sentirse más fuerte o más respetado...?

Concretamente esta mañana me encuentro con el caso -que ocurrió hace unos días- de una chica que llegó a ser quemada en Ermua, esa localidad que se precia de ser ya casi un icono contra la barbarie en este país, tras el asesinato de su concejal Miguel Ángel Blanco a manos de la banda terrorista ETA. La chica en cuestión ha perdido parte de la visión por las heridas infligidas por sus propios compañeros de clase. Muchos testigos observaron la agresión, pero sólo uno se atrevió a intentar detenerla; de no ser por esa persona, tal vez hablaríamos de una fallecida más. ¿Cómo se puede llegar a tal extremo?

Pero es que no sólo se maltratan entre ellos, sino también a sus educadores. Yo también he sido estudiante y sé de primera mano que a los profesores siempre se les tiene algo de tirria -a unos más que a otros-, salvando las excepciones de aquellos realmente nos enseñaron algo. Pero de tenerles algo de tirria a golpearlos va un mundo. La barrera en la que se escudan estos 'elementos' del sistema educativo es que, al ser menores de edad, los profesores no pueden usar la fuerza para detenerlos sin ser denunciados por ello.

Esta situación se extrapola a edades aún más tempranas, y me explico. Cuando yo estudiaba en el colegio y los primeros años de instituto, sabía lo que había: si un mayor te decía que hicieras algo y no lo hacías, recibías leña; si te chivabas, más leña... era unan especie de jerarquía comunmente aceptada. Ahora te encuentras a chavales de 12 años por la calle que incluso te vacilan, y que no se te ocurra darles una colleja porque te puede caer una buena. Algo ha cambiado en la forma de ver las cosas que tienen los jóvenes... el respeto ha quedado en el olvido en aras de una chulería desmedida. Pero lo peor es que la cosa no tiene visos de mejorar porque, en mi opinión, nuestra juventud -salvando excepciones- es cada vez menos inteligente y cada vez se deja llevar más por lo que hacen los 'gallitos'.

Etiquetas:

3 Comments:

Publicar un comentario

<< Home