mareadigit@l

domingo, enero 14, 2007

¿TODOS? contra ETA

La cabecera de la manifestación, plagada de representantes sindicales y de asociaciaciones de inmigrantes; también estaba Pilar MajónSábado por la tarde, hay una manifestación contra el terrorismo -sí, contra el terrorismo, aunque algunos dicen que era una concentración sectarista, desde luego nunca fue mi intención acudir en apoyo de uno u otro político-. El Metro está a rebosar, y eso que sólo hacemos el tramo de línea 4 entre Bilbao y Alonso Martínez -una parada en la que Mario, Rebe, Juan y yo parecemos más sardinas enlatadas que personas-. Salimos a la calle Génova, a apenas cien metros de la sede del Partido Popular -una marea de bolcheviques pasando por delante de sus contrarios políticos-.

Pero, inesperadamente para mí, nadie hace ni puñetero caso, ni una palabra subida de tono... la gente pasa, y yo me alegro. La calle Génova es un río de gente en dirección a la plaza de Colón. Allí, al fondo, se atisban miles de pancartas con el lema de la manifestación: "Por la paz, contra el terrorismo". Cuesta avanzar entre tanta gente, porque además la multitud está parada, así que no puedo ver la cabecera; luego será.

Entre los asistentes se ve de todo: colectivos de estudiates, los sindicatos -convocantes de la 'manifa'-, comunistas -defendiendo la lucha obrera, aunque tal vez en esta ocasión no viniera mucho al caso-, militantes socialistas -más de los que pensaba-, colectivos de inmigrantes -los afectados por el atentado de Barajas, reivindicado por ETA-; y gente como yo -apolítico declarado, por mucho que Mario diga lo contrario y que todo en este mundo se reduzca a lo mismo-, que sólo iba a gritar a los terroristas que se metan sus bombas y sus extorsiones por donde les quepan.

Llegando a Cibeles la cosa se anima: los cánticos contra ETA suenan con mayor fuerza; también empiezan a surgir los primeros gritos de apoyo a Zapatero -los que más decibelios alcanzan- y los reproches a Gallardón, a Espe -más conocida como la 'marquesa'- y a "los obispos del PP". Pero sobre todo una voz se alza sobre las demás, la cuál sale de mi boca a grito pelado: "Contra el terrorismo, unidad". Independientemente de la tendenca política, un tema como el terrorismo ha de ser cohesionador de la sociedad para luchar contra él, nunca ha de convertirse en un elemento separador como lo está siendo.
Los ecuatorianos se echaron a las calles de Madrid, aludidos por la muerte de dos compatriotas a manos de ETA
El Partido Popular hubiera ganado muchos enteros en caso de haber asistido a la manifestación, y hubieran dejado a los que en esa marcha les criticamos silenciados -yo me hubiera quitado el sombrero-. Al no haber asistido, los gritos en su contra se multiplicaron, pero siempre desde el respeto -yo no escuché los insultos que aparecen en El País, entre otros medios-; al igual que los cánticos de apoyo a Zapatero, a los que yo no me sumé por lo que ya he dicho antes: fui a manifestarme contra ETA, no en apoyo de ningún político.

De esta guisa, la manifestación acabó siendo más un acto de apoyo al Presidente que otra cosa, todo ello motivado por la ausencia de la derecha. La lectura del manifiesto fue una proclama a favor de la unidad de TODOS para hacer frente a la lacra cansina que supone hoy en día el puto terrorismo -con perdón-. Ahora que el diálogo parece darse por decapitado, no hay excusas para que nadie se quede fuera del pacto tácito entre todos para enfrentarnos al yugo del terror; menos aún cuando el motivo para no acudir a una manifestación contra ETA es la inclusión de una palabra u otra en el lema de la misma. Yo es que lo flipo, de verdad, me daría vergüenza.

Lecturas imprescindibles sobre la 'mani': En voz alta, en Periodistas 21 y en Demablogia.

2 Comments:

  • No tenemos remedio. Una manifestación que debería haberse centrado en la protesta contra los terroristas se acabó convirtiendo en una crítica a la ausencia del PP y en un clamor popular en apoyo de Zapatero, que está muy bien, estoy de acuerdo con muchos de los lemas que se escucharon, pero no era ese el momento. Me decepcionó, me decepcionó bastante ver cómo se confundía de nuevo el enemigo; si no, recuerda cómo nos miraban algunos cuando se nos ocurría gritar "No a ETA"... No hay derecho a que ocurra esto y lo peor es que no hay una solución a la vista.

    Esta tarde veremos en qué queda el debate en el Congreso. Lo ideal sería que de ahí surgiera un principio de pacto de todas las fuerzas políticas para ir juntas en la lucha contra el terrorismo. Pero me temo que no va a ser así... los tiempos de ingenuidad ya han pasado.

    Un saludo.

    Por Blogger Mario Toledo, a las 13:13  

  • Desde una perspectiva hegeliana (incluso si me apuras marxista), estoy de acuerdo con Mario en que tu declaración de apoliticismo no se sustenta, ya que no dejas de ser un ser social que se relaciona con su entorno y que trata de cambiar las cosas (tu perfil habla bien a las claras de esa tendencia).
    No hay más que leer tu entrada (por cierto, y te felicito, una crónica acerada y certera), y por eso mismo, inspirándose uno en Sartre, hasta tu texto es político.
    Un saludo, Nando.

    Por Anonymous folabe, a las 19:45  

Publicar un comentario

<< Home